lunes, 22 de agosto de 2016

“Tratar a un perro como un ser humano también es maltrato animal”

En la actualidad las mascotas han ocupado un gran espacio entre los seres humanos. Incluso, los perros y los gatos se han convertido en hijos y miembros de la familia. Tanto así, que el experto en caninos Cesar Millán considera que ese exceso de cariño se ha transformado en maltrato animal. 

César Millán dice que humanizar a los perros también es maltrato animal
El amor por los animales hace que las personas los traten como seres humanos y por eso se pueden ver restaurantes de lujo para perros, escuelas, fiestas de cumpleaños, clubes, peluquerías, almacenes de ropa y otros establecimientos dedicados a someter a los animales a actividades propias de las personas.
Cesar Millán explicó que si bien los dueños de los perros hacen esto porque quieren mucho a sus mascotas, eso no significa que sea un buen trato. Por el contrario, humanizar a los animales hace que pierdan su identidad, que se sientan frustrados, ansiosos e inseguros.
“No se están teniendo en cuenta las necesidades del animal. El ser humano se ha enfocado en ser profesional y no en tener familia. Por eso quieren llenar ese vacío con los animales. Pero los animales se sienten incompletos porque no son seres humanos y tienen otras necesidades físicas y psicológicas”, aseguró Millán en una entrevista con la revista mexicana Contenido
Millán también dijo que hace 50 años los problemas psicológicos de los perros no eran tan frecuentes porque eran tratados como animales y estaban en espacios grandes. Ahora viven dentro de una casa, aburridos y sin actividad física.
“Un perro de la calle se comporta mejor que uno que vive dentro de la casa. – Agregó Millán - Tiene ese reto de sobrevivir, de buscar alimento y desarrolla todas sus capacidades. El perro que vive en la casa no tiene trabajo, no camina más de 15 minutos, no tiene propósito”.
Esta problemática ya está siendo analizada por otros expertos como el estadounidense Gary Francione, abogado y especialista en derechos de los animales, quien considera que la humanización de los animales es moralmente negativa ya que les impone sufrimientos innecesarios. Francione considera que los dueños les imponen reglas humanas irrespetuosas que van desde los peinados hasta el maquillaje, y que atentan contra la identidad del animal.  
El debate ahora sobre el derecho de las animales consiste en averiguar quién vive más feliz: ¿El perro vagabundo que sigue libremente sus instintos, sin estar sometido a ninguna regla, o aquel que está en el sofá de una casa aislado del resto de sus congéneres?

sábado, 20 de agosto de 2016

Una italiana muere por la fatiga recogiendo uvas a dos euros la hora

«Salía de casa a las dos de la madrugada, en San Giorgio Jonico (región de Apulia, en el sur de Italia) . Cogía el autobús y llegaba a las cinco y media a las viñas de Andria (distante a 170 kilómetros). En casa volvíamos a verla no antes de las tres de la tarde, en algunos días incluso a las seis. Ganaba 27 euros al día». Esta es la historia de Paola Clemente, 49 años y tres hijos,muerta de infarto por el calor y la fatiga en la viña. Su trabajo consistía exactamente en descartar las uvas más pequeñas, para que puedan crecer mejor y sean más bellos los racimos. Una historia prácticamente de esclavitud, contada por su marido, Stefano Arcur, quien reflexiona sobre el hecho de que su mujer dedicaba trece horas al trabajo al día, contando las tres horas del viaje, para ganar 27 euros, menos de dos euros por hora: «Poco. Pero para nosotros ese dinero era muy importante, absolutamente indispensable».
«Teniendo en cuenta cómo están las cosas en Italia, esos euros nos permitían salir adelante», manifiesta el marido. El caso, del que se han hecho eco los medios italianos, ha salido a la luz gracias a la intervención del sindicato agrícola de la CGIL. «Nos encontramos ante un terrible caso de abuso del caporal. Una historia en la que los trabajadores son obligados a dar parte de su compensación económica al caporal», manifiesta el sindicalista Peppino De Leonardis. Los contratos provinciales prevén un salario de 52 euros, pero los trabajadores perciben 27-30 euros por jornadas agotadoras. «Somos personas habituadas a trabajar y permanecer en silencio. Pero ahora, basta. Pido justicia para mi Paola. Nos casamos en 1987. Son 28 años de matrimonio. No existo sin ella», confiesa Stefano Arcur a «La Repubblica».

Explotadas y chantajeadas

La historia de Paola, cuyo dossier está ahora en la mesa de un equipo de abogados para hacerle justicia, no es un caso aislado de esclavitud. Según datos de la CIGIL, el sindicato mayoritario, solo en la región de Apulia hay unas cuarenta mil trabajadoras italianas gravemente explotadas, a las que habría que añadir otros miles en las regiones de Campania y Sicilia. Reciben pagas que no superan los 30 euros por 10 horas recogiendo uva de mesa o fresas. Se prefieren las italianas a las extranjeras porque son más fiables, más fáciles de chantajear y someterse a la voluntad de los caporales, que son los propietarios de los autobuses y a ellos se dirigen las mujeres para encontrar trabajo en el campo o en los almacenes donde se confecciona la fruta.
El caporal percibe del propietario de la finca agrícola unos 10 euros por cada mujer trabajadora. Para obligarlas al silencio, no es necesaria la violencia física. Es suficientes esta amenaza: «Mañana te quedas en tu casa». Al igual que la fallecida Paola Clemente, a las tres de la madrugada miles mujeres están ya en la calle, con su bolsa de plástico en la que llevan un bocadillo. Se concentran en plazas o gasolineras, esperando que los vehículos gran turismo o minibus del caporal las recoja y las lleve a los campos donde son explotadas y chantajeadas, a veces incluso con la petición de prestaciones sexuales. Cuenta «La Repubblica» que «los caporales eligen, sobre todo, a italianas incluso para los trabajos más duros,porque las mujeres se pueden someter más fácilmente».
Recuerda el diario que en el pasado, las extranjeras fueron protagonistas de protestas y denuncias. Por eso, los caporales no quieren extranjeros, comenta con amargura un trabajador: «El motivo es que ellos se rebelan y los italianos no: nos sentimos esclavos del tercer milenio, nos han quitado la dignidad».

miércoles, 17 de agosto de 2016

Palo al Puerto: China fija su hub en Dakar

Palo al Puerto de Las Palmas. China fija su hub de África Atlántica en Dakar, capital de Senegal.
La decisión oficial, que corresponde al gigante naviero Cosco, fusionado este año con China Shipping, coge por sorpresa a las autoridades canarias, tanto de la Autoridad Portuaria como del Gobierno autónomo, Casa África y cámaras de comercio.
Senegal figura entre los países prioritarios para acuerdos de vecindad y frontera con las Islas.
Binter Canarias destacó esta semana sus rutas a Dakar y Banjul como una de las ofertas más atractivas en su campaña de expansión al continente africano.
Sin embargo, el Gobierno de Dakar, más próximo a tesis islamistas ante la presión de las repúblicas islámicas de Mauritania y Gambia (países limítrofes), ha negociado con las autoridades chinas la venta masiva de manices siempre que las cargas y descargas se procesen en Dakar.
El presidente, Macky Sall, estuvo encima de las negociaciones desde el primer momento y advirtió a los representantes chinos que no admitiría una deslocalización hacia Las Palmas por temor a revueltas sociales.
Senegal es uno de los grandes productores del mundo de manices (cacahuetes) con una manufacturación de casi 700.000 toneladas al año.
Cosco-China Shipping prevé mover 10.000 teus en los próximos meses, equivalente a la reciente adquisición de un paquete 20.000 toneladas de manices que acaba de adquirir CNFC.
La Administración asiática valoró la posibilidad de utilizar como puerto de redistribución a Las Palmas, pero los altos precios de la estiba y “la baja sensibilidad” mostrada hacia China en Canarias, detrajeron cualquier opción, según fuentes empresariales.
Las Palmas es la sede desde hace 30 años del holding de pesca China National 

miércoles, 10 de agosto de 2016

¿Y si fuera ilegal que el súper tirara comida en buen estado?

Casi 800.000 europeos han apoyado ya una campaña que reclama a la UE una directiva para que los supermercados no tiren comida en buen estado, sino que la donen a las ONG. Pero en España, según la patronal ACES, no se necesita regulación, porque el sector es muy eficiente y colabora con esas entidades.
La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), que cita la legislación francesa, ha pedido al Gobierno “una regulación que frene de manera efectiva el desperdicio de comida” y obligue a los establecimientos a ceder la sobrante que sea apta para el consumo. En Italia, una ley recién aprobada incentiva la donación.

La Federación de Bancos de Alimentos (Fesbal) subraya, como todas las partes implicadas, que la seguridad alimentaria es irrenunciable. Y pide determinar claramente quién sería responsable si algún producto donado no fuera apto.
Esa llamada unitaria europea a parar el “desperdicio” alimentario se desarrolla en la plataforma Change.org desde 2015 por ciudadanos de Grecia, Bélgica, Francia, Alemania, Italia, el Reino Unido y España.
Quieren presentar un millón de firmas a la Comisión y el Parlamento europeos, pues aseguran que más de 80 millones de personas viven por debajo del umbral de la pobreza en Europa, mientras los supermercados desechan “toneladas” de comida.

¿Y si fuera ilegal que el súper tirara comida en buen estado?

El responsable de la campaña en Francia, Arash Derambarsh (concejal de Courbevoie), fue quien inició la petición para la ley que regula esta cuestión en ese país.
El Parlamento Europeo exigió en 2012 medidas urgentes para reducir el desperdicio a la mitad hasta 2025. Según la Comisión Europea, la UE generaba 89 millones de toneladas anuales de residuos alimentarios (7,7 millones en España).
En los hogares europeos, el desperdicio representaba el 42 % del total; en la fabricación, el 39 %; en la restauración, el 14 %; y en la distribución, el 5 %.
Según Agricultura, los hogares españoles desechan cada semana 25,5 millones de kilos de alimentos (el 4,5 % de la compra).
“Queremos que la Comisión discuta y apruebe un marco legislativo, que luego cada Estado miembro tiene que aplicar”, comenta a Efe el responsable de la campaña europea en España, Manuel Bruscas. Es partidario de incentivar y facilitar la donación, pero marcando unos cumplimientos “mínimos”.
Europa ha de señalar “pautas y directrices”, sin “demonizar a nadie”, pues el desperdicio tiene causas variadas y todos son responsables, también los consumidores.
 La solución pasa por contar con todos, pues la industria y el sector de la distribución alimentaria son relevantes, reconoce. Para empezar, demanda Bruscas “transparencia” sobre la comida que se tira porque la distribución difunde datos “de parte”, asegura.
Pero el presidente de la Asociación de Cadenas de Supermercados (ACES), Aurelio del Pino, niega falta de información objetiva y alude a informes sectoriales, del Ministerio de Agricultura y de las empresas.
La distribución española es “muy eficiente y competitiva”, indica a Efe, el eslabón con “menos” desperdicio de toda la cadena alimentaria. Además, añade, el tejido social español está “muy desarrollado”, una red tupida de ONG que funcionan bien.
“Todas las empresas, al menos las de mi asociación, tienen convenios y trabajan desde hace muchos años con los bancos de alimentos y las organizaciones de beneficencia”, asegura.
El sector se ha ido “autorregulando”, analizando situaciones, remediando ineficiencias, difundiendo las mejores prácticas para empresas y consumidores, colaborando con la industria y la restauración.
“Pensamos que, en España, no es necesario (introducir una regulación) -insiste-, porque llevamos mucho tiempo trabajando en esto. Estamos concienciados, el conocimiento es muy amplio, y el objetivo está conseguido”.
Entre otras iniciativas, Del Pino cita el proyecto de la Asociación de Empresas de Gran Consumo (Aecoc) “La alimentación no tiene desperdicio, aprovéchala” (2012) y la estrategia “Más alimento, menos desperdicio”, del Ministerio de Agricultura (emprendida en 2013).
Fuentes del ministerio de Agricultura han explicado a Efe que, una vez cumplida la vigencia de dicha estrategia, “se está trabajando en la actualidad, con todas las organizaciones que participan en la misma, en la revisión de su contenido, con objeto de incorporar los compromisos y metas que sean consensuados”, los cuales deberán llevarse a cabo “al comienzo de esta legislatura”.
En marzo pasado, la OCU comenzó una recogida de firmas para que se prohíba estropear alimentos intencionadamente haciéndolos inservibles. También exige fechas de consumo preferente y de caducidad según criterios de calidad y seguridad, no de intereses económicos particulares.
La Federación de Bancos de Alimentos (Fesbal), que mantiene convenios con hipermercados y cadenas de alimentación, pide conocer cualquier proyecto normativo para pronunciarse. Fuentes de esta federación han alertado contra las denominadas leyes “del buen samaritano”, que eximen al donante de responsabilidad sobre el estado de los productos si se entregaron “de buena fe”.

lunes, 8 de agosto de 2016

Patarroyo: "En dos años se tendrá y se donará la vacuna contra la malaria"

El científico colombiano se negó a vender la patente de su descubrimiento para asegurase de que llegue a todo el mundo de forma gratuita.

Tras cinco años con la investigación paralizada, el director del Instituto Inmunológico de Colombia, Manuel Elkin Patarroyo, ha retomado el estudio hace tres meses y ha asegurado en una entrevista que en dos años se tendrá la vacuna de la malaria y que se distribuirá de forma gratuita a las personas que más lo necesiten.


Patarroyo explicó que durante cinco años no les permitieron trabajar con monos porque un grupo de animalistas decidió que se maltrataba a los monos cuando nunca, aseguró, se mataron ni se dejaron morir. Los monos del Amazonas tienen un sistema inmunitario muy parecido al del ser humano y por esa razón era ese tipo de mono "el fundamental" para la investigación.

Hace 30 años Patarroyo se negó a vender su patente a las industrias farmacéuticas y al respecto manifiesta que no tiene ningún interés en ganar dinero, y se pregunta "¿al lado de quiénes estoy?".   

 El científico explica que si hubiera donado la patente el precio de la misma hubiese aumentado a unos 60 o 70 euros y a ese precio "no se va a curar nadie", ni siquiera él mismo.

Cuando por fin exista la vacuna explica que se distribuirá, en primer lugar, en los países africanos que tienen un mayor caso de malaria y se entregará gratis gracias a un consorcio que permitirá que se produzca la vacuna y una vez producida se donará el producto, "no la patente", señaló Patarroyo.

Aclara que si esto no se ha hecho antes es porque en el mundo de la medicina se da prioridad a los intereses económicos.

Las industrias farmacéuticas "no son entidades de beneficiencia ni de caridad, y eso lo han dicho ellos", afirma.

Sin embargo, asegura que él tiene "otros intereses", como que esa vacuna sea "un beneficio para la humanidad entera", y asegura que no necesita más reconocimiento que el que le dará aparecer en un libro de las personalidades que han cambiado el mundo en el siglo XXI.

"Soy riquísimo, tengo el reconocimiento y el cariño de la gente", proclama, y afirma que ya lo ha ganado todo y que el único premio que le queda es el Nobel.